Eli Portela

EXPERIENCIAS PROGRAMA TURMA > PORTFOLIOS

Work in progress del proyecto fotográfico de Elisa Portela en Programa Turma I

Ser. Estar. Habitar. 

Formación. Sin forma. No información.

Superficie extrañada.

Táctil. Profunda. Anaranjada.
Micro. Macro. Ida y vuelta.

 

 

Encimar. Mutar. Desdibujar. ¿Hay un final?

 

 

 

 

Luz. Punto de luz. Haz de luz.

 

¿De dónde viene? ¿La encuentro o la invento?

 

Piel. Bajo la piel. Entre la piel. Aquí y allá. No límite.

Texto & fotos = Elisa Portela
web iamarilloeli@gmail.com

Eli Portela participa del PROGRAMA TURMA I y es ganadora de la beca ALGABO.

 

ELISA PORTELA (La Plata, 1996)

Fotógrafa y estudiante de la carrera de Artes Visuales en la Facultad de Bellas Artes de La Plata. Elisa vivió 18 años en Tilcara, provincia de Jujuy. Allí comenzó a participar de distintos talleres de fotografía: Estenopeica a cargo de Pablo Canedi en Maimará, Fotografía con Luis Gabriel Calizaya en el Museo de Los Cerros (Huichaira). Fotografía Digital con Marcelo Abud en Espacio Fernández Mar (Tilcara) y Taller de Foto a cargo de Luiz Gabriel Calizaya en San Salvador. Además, entre 2013 y 2014 participó de los laboratorios intensivos llevados a cabo por Guadalupe Miles en Huichaira, Jujuy. A partir de su regreso a La Plata, continúa sus estudios fotográficos actualmente en el Taller Creadores de Imágenes a cargo de Julia Sbriller.

 

PROGRAMA TURMA: Desarrollo de Proyectos Fotográficos

Este portfolio es producido en el marco del PROGRAMA TURMA, un curso interdisciplinar desarrollado para fotógrafos y artistas visuales con el objetivo de profundizar sus conocimientos, afianzar el desarrollo conceptual conceptual y creativo de su trabajo, el entrenamiento técnico y la gestión participativa de proyectos.

Más información

Alejandro Korn

EXPERIENCIAS PROGRAMA TURMA > PORTFOLIOS

Work in progress del proyecto fotográfico de Israel Caire en Programa Turma I

Alejandro Korn es una ciudad ubicada a 50 KM al sur de la Ciudad de Buenos Aires.

Cuando era chico, era un pueblo de unos 13 mil habitantes rodeado de campos y los comercios cercanos a la estación, de  donde partía “La Chanchita” hacia Plaza Constitución.

Sin embargo en el año 2002,  con la llegada del tren eléctrico, todo cambió provocando un crecimiento acelerado y  sin fin.

 

 

Esta transformación y esta frontera entre el campo y la ciudad, es lo que busco capturar.

Texto & fotos = Israel Caire
isracaire@hotmail.com

Israel Caire participa del PROGRAMA TURMA I y es ganador de la beca GRÁFICA FUTURA.

 

ISRAEL CAIRE (A. Korn, 1987)
Fotógrafo y gestor cultural, se dedica al trabajo comunitario, Desde pequeño realiza eventos públicos a beneficio de distintas causas y fue presidente de un club de barrio durante los años 2012, 2013 y 2014. En 2016 se desempeñó como fotógrafo en una agencia brasilera y actualmente participa de la comisión del Cine-Teatro Gran Social de Alejandro Korn, espacio recuperado con la ayuda del INCAA. En el año 2015, realizó un curso de fotografía con Marianela Portillo y desde entonces lleva adelante su proyecto de fotografía documental.

PROGRAMA TURMA: Desarrollo de Proyectos Fotográficos

Este portfolio es producido en el marco del PROGRAMA TURMA, un curso interdisciplinar desarrollado para fotógrafos y artistas visuales con el objetivo de profundizar sus conocimientos, afianzar el desarrollo conceptual conceptual y creativo de su trabajo, el entrenamiento técnico y la gestión participativa de proyectos.

Más información

La tierra prometida

EXPERIENCIAS PROGRAMA TURMA > PORTFOLIOS

Work in progress del proyecto fotográfico de Eric Markowski en Programa Turma II

El proyecto a desarrollar en Turma 2017 comienza con el viaje de mi abuelo paterno a la Argentina.

(llegando al país en 1947 en busca de la “Tierra Prometida” -anhelo que una lata de carne argentina que llegó a sus manos durante la Segunda Guerra Mundial, despertó en él-)

con mis viajes y derivas personales en búsqueda de lugares o contextos que evoquen esa historia.

 

El resultado es una recopilación de distintas imágenes provenientes de archivos, documentos y fotografías de carácter “documental”, con fotografías más “autorales”, dibujos y objetos intervenidos -entre otras materialidades-.

Ficción y realidad son parte de éste proceso identitario en el que entremezclan historias de inmigrantes, guerras, hambre, trabajo, necesidad y prosperidad.

Como un archivo vivo, se irá retroalimentando con el paso del tiempo, mediante el encuentro con instituciones con una temática afín

(bibliotecas, viejos hoteles o aparcaderos navales, ex-frigoríficos, espacios y museos consagrados a la memoria de conflictos bélicos

o a grandes desplazamientos poblacionales).

Texto & fotos =Eric Markoskwi
web personal  / quimera galería  / desarmadero

ericjmarkowski@gmail.com

Eric Markowski participa del PROGRAMA TURMA II y es ganador de la beca ALGABO.

 

Eric Javier Markowski (La Plata, 1987)

Profesor en Artes Plásticas con Orientación en Pintura por la Facultad de Bellas Artes de La Plata. Realizó becas de intercambio en Uruguay con el Instituto de Bellas Artes, y en Brasil con la Universidade do Minas Gerais. Ganó una beca de perfeccionamiento en el taller particular de Hermenegildo Sábat. Ha participado de diversas residencias en Arte Contemporáneo:  Bogotá (2011), Villa Alegre -Chile- (2012), Río de Janeiro (2012), Morelia  (2013), Valparaíso  (2015) y São Paulo (2016). Llevó a cabo exposiciones individuales en Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. Ha sido eeleccionado para el Programa de Prácticas Artísticas Contemporáneas de la Galería Gachi Prieto -PAC 2015- (C.A.B.A.) y para la Bienal de Arte Joven 2015 (C.A.B.A.). Proyecto Imaginario 2016 (Casa Florida Galería). Representado por Galería Quimera (Buenos Aires).

PROGRAMA TURMA: Desarrollo de Proyectos Fotográficos

Este portfolio es producido en el marco del PROGRAMA TURMA, un curso interdisciplinar desarrollado para fotógrafos y artistas visuales con el objetivo de profundizar sus conocimientos, afianzar el desarrollo conceptual conceptual y creativo de su trabajo, el entrenamiento técnico y la gestión participativa de proyectos.

Más información

Tiempo de desasosiego

EXPERIENCIAS PROGRAMA TURMA > PORTFOLIOS

Work in progress del proyecto fotográfico de Tamara Goldenberg en Programa Turma II

En los tiempos de la correspondencia no quedaba otra alternativa que esperar. 
Ese tiempo es silencio. Cada lado posee otro sonido en la historia, y construye un imaginario acerca del otro.
 
Una relación de amor epistolar. Intermitencia si se habla de luz. Intensidad de cada lado y un bache en el medio.
 
Intermitencia de frases, dedicatorias, deseos, anhelos. Puño y letra tatuados en una hoja. 
 
El corazón no late con un sonido constante sino que lo separa un pequeño silencio. Si es muy grande, muere. 
 

Texto & fotos =Tamara Goldenberg
web personal
tamigolden@gmail.com

Tamara Goldenberg participa del PROGRAMA TURMA II y es ganadora de la beca GRÁFICA FUTURA

Nació en Buenos Aires en 1988. Estudió la carrera de Fotografía en la Escuela de Fotografía Creativa Andy Goldstein, Publicidad en la Escuela de Creativos Publicitarios y la Licenciatura de Diseño Gráfico en UCES. Se formó en fotografía con Juan Travnik, Daniel Merle, Marcos Lopez y Julieta Escardó. Participó en diversas muestras grupales y selecciones: Festival de la Luz, El Cultural San Martín, 2016 / 40 años 40 fotos, EFC Andy Goldstein, 2015 / Premio Fundación Williams de Arte Joven, Museo Quinquela Martín, 2014 / Taller FotoDoc, Galeria ArtexArte, 2014 / Festival de la Luz, Convocatoria 25/25, Centro Cultural Recoleta, 2014 / Calendario anual EFC Andy Goldstein, 2013 / Concurso de fotografía Gente de mi Ciudad, Banco Ciudad, Centro Cultural Recoleta – Mención, 2011.

PROGRAMA TURMA: Desarrollo de Proyectos Fotográficos

Este portfolio es producido en el marco del PROGRAMA TURMA, un curso interdisciplinar desarrollado para fotógrafos y artistas visuales con el objetivo de profundizar sus conocimientos, afianzar el desarrollo conceptual conceptual y creativo de su trabajo, el entrenamiento técnico y la gestión participativa de proyectos.

Más información

Hojas de hierba

EXPERIENCIAS PROGRAMA TURMA

fotolibro Grass, de Michele Tagliaferri en Programa Turma II

Michele nos contó del proceso de elaboración de Grass, un ensayo visual intuitivo basado en la teoría de las correspondencias del romanticismo, y la exaltación y percepción de la naturaleza.

Toma de referencia la obra poética de Walt Whitman para hacer con él un canto a la vida, en formato de narración visual. El trascendentalismo se actualiza en la obra fotográfica de Michele, la fotografía se vuelve vehículo de la experiencia del hombre con su alrededor. No tanto un intento de apresar o de aprehender, sino de contemplar y más aún intentar comprender. Aunque sabemos que es imposible de asir, esa búsqueda se lee, y se encuentra.

La relación del hombre y la Naturaleza, Michele arremete sobre esta pregunta buceando su voz visual más íntima y personal. Y la abre a nosotros.

Grass es un viaje visual a la naturaleza con una poética muy personal.

El libro Grass de Michele Tagliaferri se puede consultar en la biblioteca de TURMA y se consigue en nuestra tienda: escribinos a tienda@somosturma.com

 

Dalpine, 2015
Diseño: -SYB-
Preimpresión: La Troupe
Rústica
96 páginas
31 x 22 cm
Edición de 600 ejemplares

Texto & fotos = Guadalupe Arriegue

PROGRAMA TURMA: Desarrollo de Proyectos Fotográficos

Este texto fue producido en el marco del PROGRAMA TURMA, un curso interdisciplinar desarrollado para fotógrafos y artistas visuales con el objetivo de profundizar sus conocimientos, afianzar el desarrollo conceptual conceptual y creativo de su trabajo, el entrenamiento técnico y la gestión participativa de proyectos.

Más información

Becas PROGRAMA TURMA

Presentamos a los ganadores de las Becas Algabo y Gráfica Futura para PROGRAMA TURMA 2017

Eric Markowski

Elisa Portela

Israel Caire

Tamara Goldenberg

PROGRAMA TURMA DESARROLLO DE PROYECTOS FOTOGRÁFICOS

>  PROGRAMA TURMA I     >     PROGRAMA TURMA II

Consultas Carrera de Fotografía >> educacion@somosturma.com ESTO NOS HACE MUCHA ILUSIÓN

 

Ex Corde

PROGRAMA TURMA

Reseña del fotolibro Ex Corde de Rodrigo Ramos por Santiago Etchegaray

El trabajo empieza, según Ramos, con una exploración del cuerpo del hombre y de la masculinidad. Esta indagación de la corporalidad la realiza en una instancia límite, en un punto frágil, la masculinidad en el sufrimiento, en la exposición, en la intimidad. El deporte es una excusa, es el medio a través del cual lo sustancial se manifiesta; no es en la acción del boxeador, el entrenamiento o los golpes donde está el ojo de Ramos, sino en lo que queda después, la experiencia de la derrota.

Las fotografías dan cuenta de una idea: el sufrimiento. Éste es el concepto central del trabajo. La búsqueda es generar una representación del sufrimiento del hombre, simbolizada en estos luchadores, sus gestos, sus heridas y la relación con sus entrenadores.

El fotógrafo, atraído por los deportes de contacto, empieza una investigación hacia una representación de la masculinidad vulnerable. Para Ramos, esta fragilidad se manifiesta en varios aspectos: el dolor, el miedo, la derrota…

Esta idea de vulnerabilidad entre hombres -con los cuerpos desnudos- abre la puerta al homoerotismo que se lee en las imágenes. Lo interesante es que el propio Ramos nos cuenta que esta no fue una idea premeditada, no fue un resultado o significado provocado intencionalmente. Y sin embargo, es una marca, un sello de su obra.

Lo erótico aparece en la desnudez de los torsos, de cuerpos esbeltos, en las poses de calma y reposo… El cuerpo tiene un papel protagónico. Se muestra en una doble cercanía: de la cámara al sujeto fotografiado, por un lado, y de intimidad en la situación con otro.

Los luchadores son retratados en momentos de intimidad, llorando, abatidos por la derrota, bajo el consuelo de sus entrenadores. En los momentos de debilidad y sufrimiento, la entrega de consuelo, aliento y protección por parte de los entrenadores supone una carga afectiva, que sumada a los factores primeramente mencionados, pareciera ser lo que genera lamconnotación del homoerotismo en el trabajo de Ramos.

El fotógrafo comenta que en el desarrollo de este trabajo encontró una conexión entre sus fotografías y las pinturas barrocas de los mártires, especialmente de San Sebastián. Este nexo llevó a Ramos a establecer un diálogo con algunas pinturas de este período. Uno de los aspectos que más llamó la atención del fotógrafo fue el paralelismo entre la relación de los entrenadores y los luchadores con San Sebastián e Irene. Justamente es en el remplazo de una figura femenina por una masculina donde el gesto de protección y cuidado se vuelve erótico. Esto se debe a que dentro del mito de la femineidad y de la masculinidad, la protección y el cuidado están asociados a lo femenino, en la figura mítica de una madre protectora.

 

En el trabajo de Ramos hay una representación disruptiva de la masculinidad, el autor logra captar el sufrimiento del hombre generando una distancia de la representación habitual y mítica del luchador.

 

El trabajo presenta una mirada muy particular del boxeo que nos permite reflexionar sobre ideas que traspasan el deporte y se colocan en un campo más amplio. De representaciones culturales alrededor de géneros, que fueron normalizadas y hoy empiezan a cuestionarse, a derrumbarse.

Texto&Fotos= Santiago Etchegaray

Revisión= Juan Peraza Guerrero, Guadalupe Arriegue

Este texto fue producido en el marco del PROGRAMA TURMA, para el Desarrollo de Proyectos Fotográficos que dura dos años y es coordinado por Julieta Escardó de la mano de un grupo de artistas visuales, músicos y escritores, que realizan tutorías y workshops especializados.

Zoobiografía

PROGRAMA TURMA

Reseña del fotolibro Zoobiografía de Leticia Bernaus por Celeste Alonso

Adentro de mi cuerpo sucede una transformación. Como si de repente me hubiera crecido pasto y una comunidad de hormigas revisara mis órganos buscando llevarse lo que les conviene para pasar el invierno. Estoy metamorfoseándome a mi yo adulto…

Así comienza el libro Zoobiografía de Leticia Bernaus. Se trata de un libro de fotos acompañadas por un relato sumamente íntimo y personal, en el que las imágenes no intentan ilustrar el texto ni éste explicar las imágenes, sino que son dos lenguajes que se desarrollan a través del libro en armoniosa convivencia, hablando de un mismo tema pero cada uno con sus particularidades.

Leticia nos abre parte de su mundo interior, una especie de diario íntimo en el que se percibe su exploración como mujer, su entorno y sus orígenes.

Las 14 fotos que conforman el libro son un recorrido de naturalezas muertas, autorretratos, retratos de amigas y familiares con las que por alguna razón se sentía identificada. Hay objetos, animales y flores ligados a su infancia cordobesa, a las costumbres y cotidianidad familiar.

Cuando Leticia encara un proyecto hay mucha investigación, colecciona imágenes y objetos que le han llamado la atención, que en algún momento podrían ser útiles o no. Hace fotos o toma fotos de otros, escribe, va armando sus mundos y convive con ellos. Le gusta traer cosas de otros lados y llevarlas dentro de la foto, incluso romper, pegar, mezclar.

Cuando tiene un tema en su cabeza casi se obsesiona, y suele soñar con aquellas cosas que debería hacer y, al despertarse y recordar el sueño, intentar llevar a cabo lo que soñó aunque no tenga nada que ver. Es un paso intermedio que muchas veces le permite llegar a otra cosa.

Éste es su primer trabajo como fotógrafa, a través del cual se presenta y se identifica desde la fotografía y desde el arte como persona, fue “un sentar las bases” para luego poder desarrollar cualquier otro proyecto; una manera de decir “ésta soy yo”, “ésta es mi voz” desde un lugar de honestidad brutal.

Texto&Fotos= Celeste Alonso

Revisión= Juan Peraza Guerrero

Este texto fue producido en el marco del PROGRAMA TURMA, para el Desarrollo de Proyectos Fotográficos que dura dos años y es coordinado por Julieta Escardó de la mano de un grupo de artistas visuales, músicos y escritores, que realizan tutorías y workshops especializados.

Inscripciones abiertas para el PROGRAMA TURMA 2017

¡Inscrpciones abiertas! >>  PROGRAMA TURMA I     >>     PROGRAMA TURMA II

Charlas  informativas: 23/2 y 10/3 19hs >> educacion@somosturma.com

 

Así fue Húmedo: proyecto colectivo del PROGRAMA TURMA 2016

HÚMEDO Exposición de los fotógrafos del PROGRAMA TURMA 2016:
Karina Ventricelli, Seba Van Den Dooren, Melisa Scarcella. Facundo Ocampo, Estela Mourin, Gus Marion, María Mariño, Alejandro Gulminelli, Tami Goldenberg, Belén Grosso, Sebastián Pani, Claudia Gaudelli, Lucas Garses, Laura Gam, Ariel Feldman, Adrián Feferbaum, Santiago Etchegaray, Celeste Alonso

PROGRAMA TURMA DE PROYECTOS FOTOGRÁFICOS

Este video fue producido por Melisa Scarcella en el marco del PROGRAMA TURMA 2016..

Historia, memoria y silencios

PROGRAMA TURMA

Reseña del fotolibro Historia, memoria y silencios de Lorena Guillén Vaschetti por Sebastián Van Den Dooren

¿Para qué sirven las fotografías? En la foto se te ve llena de vigor, con mejillas redondas y ojos despejados, estás tal como tanto tu madre como yo queremos que estés, pero en realidad te quedas hasta tarde despierta en la cama, y lloras.
F. Kafka, Carta Felice Bauer, 27, I, 1913

¿Cómo funciona la memoria que uno tiene de su grupo familiar? ¿Cómo juega con la historia que nos contaron desde la infancia y que solidificaron nuestro presente? ¿Qué sucede cuando los silencios que giran en torno a esa historia, emergen a la superficie y les damos luz?
Historia, memoria, silencios, las tres palabras que sintetizan la reflexión de Lorena Guillén Vaschetti (Rosario, 1974) en su obra homónima, sobre fotografías familiares que, además de suyas, podrían haber sido las de cualquier otro. “Las fotos van más allá de mi historia personal, pueden pertenecer a cualquier otra historia”, dice la artista.

La obra, que se mostró en varias ciudades del mundo incluyendo Buenos Aires y que culminó en la publicación de un libro editado en Holanda e Italia, tiene una particularidad especial. La autora la creó a partir de los restos de un archivo familiar perdido, arrojado al olvido. Su madre tiró todas las fotografías familiares a la basura, supuestamente para quitarle a su hija el peso de heredar un archivo que ocuparía un lugar considerable en su futuro. Además, le dijo que “todo eso ya pasó, ya están todos muertos, ¿para qué conservarlas?”. Sin embargo, Lorena pudo rescatar una caja que había quedado en un rincón de la casa de su madre. Se encontró con diapositivas sueltas, paquetes de diapositivas agrupadas con una banda elástica, tubos metálicos con negativos imposibles de abrir, y pequeños trozos de papel que describían, con una o dos palabras, un viaje (“Dolomitas”) del cual no quedaba más que ese papelito que había envuelto diapositivas hoy desaparecidas. El libro tiene dos partes: una primera, que contiene las diapositivas que la autora refotografió sobre una mesa de luz y, una segunda, con otras diapositivas y objetos hallados en la caja que decidió dejar tal como los encontró, “Sin Abrir”, como el registro de una arqueóloga.

Sin este peligro de perder todo el archivo familiar, la artista no hubiera realizado el trabajo. Pero tampoco tuvo la intención de restaurar una memoria familiar a partir de migajas. Este mínimo material conservado en la caja –las fotos recorren un lapso de algunos años, entre fines de los 60 y mediados de los 70– le fue suficiente para revisar el pasado de su familia y para explorarse a sí misma. “¿Cuánto más podrían decirme las demás fotos perdidas? ¿Cuánto más podría saber acerca de mi familia?”, se pregunta.

Las imágenes familiares tienen un poder insospechado. Cuando Lorena comenzó a ver las diapositivas, descubrió aspectos de un pasado que la historia no le había contado. Su memoria tenía recuerdos oscuros que la familia arrastraba desde unos años antes de su nacimiento. Las fotos eran de un período inmediatamente posterior a un hecho trágico que había golpeado a la familia. Para su sorpresa, los personajes –abuelos, tíos, su madre– aparecían en circunstancias parecidas a las de cualquier familia: vacaciones, caras que revelaban una aparente alegría, personajes corriendo en la playa mar adentro, sonrientes. Sonreían. ¿Esto significaba que habían superado rápidamente el dolor? No. Las fotos mostraban a personas que intentaban sobrellevar una vida quebrada. Después de todo, “¿sonreían porque la estaban pasando bien y eran felices, o simplemente hacían un gesto a la cámara para mostrarse con una relativa alegría a las futuras generaciones?”.

A la hora de fotografiar las diapositivas, en la primera parte del libro, la artista decidió focalizarse intuitivamente en un detalle de cada imagen y dejar el resto fuera de foco. Fotografió, cuenta ella, como el recuerdo, sin poner la atención en todas las cosas sino posándola en ciertos objetos o ciertos lugares, tal como hace la memoria. Las caras aparecen con un ligero desenfoque, lo que remite de alguna manera al trabajo de Christian Boltanski sobre los álbumes familiares que adquirió en distintos mercados. Este detalle, en apariencia tan simple, le quita la identidad a las personas fotografiadas pero, a la vez, las multiplica: esas caras inidentificables ya no son de la familia de Lorena sino de todas las familias. El libro provoca un íntimo recuerdo en el espectador. En esas fotos luminosas, éste último reconoce el brillo de su propio pasado. Es aquí donde la obra de arte cumple su misión fundamental: generar un movimiento en quien la mira, similar al que experimentó la artista al momento de la creación, aunque en una diferente dimensión. En este caso, la obra produce conexiones internas, temblores en la memoria: anécdotas, acontecimientos y personas acuden al presente como si el espectador estuviera mordiendo la magdalena proustiana.

El libro en su totalidad tiene “un desarrollo progresivo hacia una conciencia de lo efímero que resulta la acumulación de los documentos fotográficos (hoy más que nunca)”. Las imágenes van desde la luz, la juventud, los viajes, escenas de aparente alegría, a la vejez, a la soledad, al estar adentro, a escenas de interiores donde los personajes aparecen solos. Y finaliza con los paquetes cerrados de diapositivas, los tubos metálicos contenedores de negativos y con los pedacitos sueltos de papel, “presentes como metáforas de aquello que uno no puede ni podrá saber del pasado, esos silencios que permiten dudar sobre lo que creemos que ocurrió y, como resultado, permiten re-escribir un presente distinto de nuestra identidad”, tal como dice la autora.

Es un libro paradójico en estos tiempos donde casi todos los actos y experiencias de la vida cotidiana se fotografían y se “comparten” con una ansiedad evanescente.

Las pocas diapositivas que encontró Lorena, de las cuales seleccionó otras pocas para la edición final, construyen –reescriben– una historia sólida. Su obra demuestra que la memoria no se forma únicamente de imágenes fotográficas. Éstas no contribuyen por sí solas a repensar nuestro presente. Es necesario, por sobre todas las cosas, que las recubramos de una reflexión que vaya más allá de lo fotográfico, lo que exige una conexión más íntima con los silencios de nuestro pasado.

Referencias
Kafka, Franz, Cartas a Felice. Correspondencia de la época de noviazgo (1912-1917), Nórdica libros, Salamanca, 2013.
Resuche, Romina, “Lo que ya es pasado”, Radar-Pagina/12, 7 de julio de 2013. Entrevista con Osvaldo Quiroga, en el programa televisivo “Otra trama”, emitido el 7 de octubre de 2012.
Entrevista con María José D’Amico, en “Escribir con luz. Un programa sobre la fotografía”
Entrevista personal con Lorena Guillén Vaschetti, 23 de junio de 2016

Texto&Fotos= Sebastián Van Den Dooren

Revisión= Juan Peraza Guerrero

Este texto fue producido en el marco del PROGRAMA TURMA, para el Desarrollo de Proyectos Fotográficos que dura dos años y es coordinado por Julieta Escardó de la mano de un grupo de artistas visuales, músicos y escritores, que realizan tutorías y workshops especializados.