Eli Portela

EXPERIENCIAS PROGRAMA TURMA > PORTFOLIOS

Work in progress del proyecto fotográfico de Elisa Portela en Programa Turma I

Ser. Estar. Habitar. 

Formación. Sin forma. No información.

Superficie extrañada.

Táctil. Profunda. Anaranjada.
Micro. Macro. Ida y vuelta.

 

 

Encimar. Mutar. Desdibujar. ¿Hay un final?

 

 

 

 

Luz. Punto de luz. Haz de luz.

 

¿De dónde viene? ¿La encuentro o la invento?

 

Piel. Bajo la piel. Entre la piel. Aquí y allá. No límite.

Texto & fotos = Elisa Portela
web iamarilloeli@gmail.com

Eli Portela participa del PROGRAMA TURMA I y es ganadora de la beca ALGABO.

 

ELISA PORTELA (La Plata, 1996)

Fotógrafa y estudiante de la carrera de Artes Visuales en la Facultad de Bellas Artes de La Plata. Elisa vivió 18 años en Tilcara, provincia de Jujuy. Allí comenzó a participar de distintos talleres de fotografía: Estenopeica a cargo de Pablo Canedi en Maimará, Fotografía con Luis Gabriel Calizaya en el Museo de Los Cerros (Huichaira). Fotografía Digital con Marcelo Abud en Espacio Fernández Mar (Tilcara) y Taller de Foto a cargo de Luiz Gabriel Calizaya en San Salvador. Además, entre 2013 y 2014 participó de los laboratorios intensivos llevados a cabo por Guadalupe Miles en Huichaira, Jujuy. A partir de su regreso a La Plata, continúa sus estudios fotográficos actualmente en el Taller Creadores de Imágenes a cargo de Julia Sbriller.

 

PROGRAMA TURMA: Desarrollo de Proyectos Fotográficos

Este portfolio es producido en el marco del PROGRAMA TURMA, un curso interdisciplinar desarrollado para fotógrafos y artistas visuales con el objetivo de profundizar sus conocimientos, afianzar el desarrollo conceptual conceptual y creativo de su trabajo, el entrenamiento técnico y la gestión participativa de proyectos.

Más información

Anaesthesia

UN FOTOLIBRO, UN OBJETO.
Reseña del libro Anaesthesia de Valentina Abenavoli
Objeto elegido: el cristal según el que se lo mire

El universo que observamos tiene precisamente las propiedades que debemos esperar si no hay, en el fondo, ningún diseño, ningún propósito, ningún mal, ningún bien, nada más que una indiferencia ciega y despiadada.

Richard Dawkins

Una serie de placas en negro con una línea de texto en la base de cada una dan comienzo a Anaesthesia.

Hojas en negro como opuesto metafórico de la hoja en blanco.

Valentina Abenavoli elige la apropiación como modo de documentar.

Selecciona y deconstruye extractos de documentales y noticieros que pueden verse en línea.

Zapping, montaje, remix, collage, otro tipo de documento.

El bombardeo de imágenes que ofrecen los medios de comunicación masivos es replicado en el libro. No hay pausa, el ritmo es vertiginoso.

La oscuridad se profundiza página a página. Anaesthesia es una crónica del horror post 11 de septiembre de 2001. Muestra el infierno como lo hace el servicio informativo, a distancia, para observar desde la comodidad del hogar, en un sillón acogedor.

Las fotografías se suceden unas detrás de otras sin pausa, sin concesiones.

Torturas

Paisajes

Armas

Cadáveres

Cuerpos mutilados

Rostros en llanto

Religiosos

Paramilitares

Suicidas

Atentados

Represión

Muros

Desiertos

Sufrimiento

Bailes

Cámaras de seguridad

Grietas

Abrazos

Campos de detención

Explosiones

El libro es de una extraña belleza. Las imágenes seleccionadas hacen referencia a la historia de la fotografía y el cine. Hojas negras, detalles dorados, textos históricos y actuales que hablan sobre el dolor, la guerra, el terror, las pasiones, el mal y el bien.

¿Logra la autora que el espectador se interese por los temas que muestra? No es su objetivo. En cambio, incomoda al lector sabiéndolo ajeno al dolor representado en el libro. Lo pone en crisis. Lo confronta con su vulnerabilidad. Lo manipula. ¿Cómo empatizar con el sufrimiento ajeno? Anaesthesia es una trampa. El foco está puesto más en la circulación de las imágenes que en los conflictos que estas retratan, más sobre la forma que sobre el contenido.

¿Qué función tienen las miles de imágenes que se producen a diario?

Anestesia contra el horror.

 

El horror es el otro.

 

 

Nunca es uno el que muere.

El libro Anaesthesia participó de la Feria de Libros de Fotos de Autor 2016 y se puede consultar en la biblioteca de TURMA

Editado por Akina Books

UN FOTOLIBRO, UN OBJETO

En el cuento Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, Jorge Luis Borges inventa un concepto que titula Hronir. Un hnorir viene a ser un objeto que se encuentra en el ficticio mundo de Tlön y que es cualquier objeto que surge a partir del deseo. Allí cuando un objeto es buscado intensamente, siempre se lo halla, porque la voluntad modifica la realidad, o la inventa. El mero deseo produce el objeto. Todo lo que es imaginado, es posible de aparecer. 
Inspirados en este concepto, la sección Un fotolibro, un objeto propone una reseña de un fotolibro en donde se proponga la lectura del mismo acompañado de un objeto. El objeto potenciará la lectura del fotolibro y abrirá otros caminos que este alberga.

La tierra prometida

EXPERIENCIAS PROGRAMA TURMA > PORTFOLIOS

Work in progress del proyecto fotográfico de Eric Markowski en Programa Turma II

El proyecto a desarrollar en Turma 2017 comienza con el viaje de mi abuelo paterno a la Argentina.

(llegando al país en 1947 en busca de la “Tierra Prometida” -anhelo que una lata de carne argentina que llegó a sus manos durante la Segunda Guerra Mundial, despertó en él-)

con mis viajes y derivas personales en búsqueda de lugares o contextos que evoquen esa historia.

 

El resultado es una recopilación de distintas imágenes provenientes de archivos, documentos y fotografías de carácter “documental”, con fotografías más “autorales”, dibujos y objetos intervenidos -entre otras materialidades-.

Ficción y realidad son parte de éste proceso identitario en el que entremezclan historias de inmigrantes, guerras, hambre, trabajo, necesidad y prosperidad.

Como un archivo vivo, se irá retroalimentando con el paso del tiempo, mediante el encuentro con instituciones con una temática afín

(bibliotecas, viejos hoteles o aparcaderos navales, ex-frigoríficos, espacios y museos consagrados a la memoria de conflictos bélicos

o a grandes desplazamientos poblacionales).

Texto & fotos =Eric Markoskwi
web personal  / quimera galería  / desarmadero

ericjmarkowski@gmail.com

Eric Markowski participa del PROGRAMA TURMA II y es ganador de la beca ALGABO.

 

Eric Javier Markowski (La Plata, 1987)

Profesor en Artes Plásticas con Orientación en Pintura por la Facultad de Bellas Artes de La Plata. Realizó becas de intercambio en Uruguay con el Instituto de Bellas Artes, y en Brasil con la Universidade do Minas Gerais. Ganó una beca de perfeccionamiento en el taller particular de Hermenegildo Sábat. Ha participado de diversas residencias en Arte Contemporáneo:  Bogotá (2011), Villa Alegre -Chile- (2012), Río de Janeiro (2012), Morelia  (2013), Valparaíso  (2015) y São Paulo (2016). Llevó a cabo exposiciones individuales en Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. Ha sido eeleccionado para el Programa de Prácticas Artísticas Contemporáneas de la Galería Gachi Prieto -PAC 2015- (C.A.B.A.) y para la Bienal de Arte Joven 2015 (C.A.B.A.). Proyecto Imaginario 2016 (Casa Florida Galería). Representado por Galería Quimera (Buenos Aires).

PROGRAMA TURMA: Desarrollo de Proyectos Fotográficos

Este portfolio es producido en el marco del PROGRAMA TURMA, un curso interdisciplinar desarrollado para fotógrafos y artistas visuales con el objetivo de profundizar sus conocimientos, afianzar el desarrollo conceptual conceptual y creativo de su trabajo, el entrenamiento técnico y la gestión participativa de proyectos.

Más información

NO RENUNCIAREMOS

CONVOCATORIA ANIVERSARIO


TURMA cumple un año y te invitamos a participar de la convocatoria “No renunciaremos».

Foto: M.A.F.I.A.

A principios de mayo, la Corte Suprema de Justicia de la Argentina habilitó el beneficio del 2×1 a Luis Muiña, un represor que operó durante la dictadura cívico-militar. La aplicación de esta Ley, que ya había sido derogada en el 2001, permitía a los imputados, conmutarles doble los días que pasaron sin condena firme, a partir del segundo año.

La amenaza ante el retroceso que hubiera significado la aplicación de la ley del 2×1, y la liberación anticipada de condenados por crímenes de Lesa Humanidad, provocó un contundente rechazo social. Esta reacción colectiva, nos dejó a todos la certeza de que hay ciertos lugares a los que llegamos y desde los cuales solo queremos avanzar. 

Tomando como puntapié esta experiencia, queremos trasladar ese punto de inflexión a todos los ámbitos de nuestra vida -personal, familiar, profesional, afectivo, político, social- que significan una conquista para nosotros, y de los cuales no estamos dispuestos a renunciar. Los invitamos a enviar ensayos fotográficos que den cuenta de esto.

FECHA LÍMITE DE INSCRIPCIÓN: Se recibirán propuestas únicamente hasta el 11 de agosto de 2017.

 

BASES DE LA CONVOCATORIA

-Para la inscripción es necesario completar la ficha de inscripción

-Luego, deberá enviarse una única carpeta comprimida que no pese más de 20 mb a info@somosturma.com  bajo el asunto “No renunciaremos”.

 

La carpeta debe contener:

-Entre 5 y 30 imágenes en jpg en baja resolución.

-Un documento de texto que incluya un pequeño manifiesto contando de qué se trata la serie.

-El título del ensayo.

– Datos del autor (nombre, apellido, fecha de nacimiento, nacionalidad, mail, teléfono de contacto, breve biografía)

 

-Un equipo de selección conformado por docentes de TURMA, elegirán hasta tres ensayos que formarán parte de una publicación. 

-Los trabajos seleccionados serán publicados, en formato y cantidad de ejemplares a definir según los proyectos seleccionados.

-La edición final de cada ensayo, será realizada de común acuerdo entre el equipo de TURMA y el autor o los autores.

– El autor (individual o colectivo) seleccionado recibirá 50 ejemplares de la publicación.

-La publicación será distribuida de forma gratuita.

-La lista de los finalistas se publicará el 21 de agosto de 2017 en www.somosturma.com

-La publicación resultante será presentada en un evento colectivo.

-El equipo de selección puede considerar desierto el resultado de la convocatoria.

– Pueden participar autores de países latinoamericanos, sin límite de edad.

– Cada participante puede enviar uno o más proyectos.

– Pueden participar trabajos individuales o colectivos.

– Los autores seleccionados autorizarán los derechos de publicación de las obras presentadas y de su reproducción para difundir dicha publicación.

– Los autores seleccionados se comprometen a enviar el material en las siguientes condiciones para imprimir antes del 30 de agosto de 2017.

– Carpeta con las fotos en alta resolución, a 300 dpi, jpg o tiff.

– Facilitar cualquier otra información y documentación necesaria para la publicación.

-Asegurar la titularidad de los derechos de autor de las fotos y/o textos incluidos en el proyecto.

-Ratificar por escrito un convenio de acuerdo de partes.

– Cualquier circunstancia no prevista en esta convocatoria será resuelta por el equipo de TURMA.

 

Los esperamos! Cualquier consulta pueden escribirnos a info@somosturma.com

El ADN de la fotografía

Juan Peraza Guerrero realiza el taller Historias Marginales de la Fotografía y nos invita a desarticular la historia unívoca y patriarcal de la fotografía, a partir de la controversia de la «Foto 51» tomada por Rosalind Franklin.

Taryn Simon, “Bratislava Declaration, Bratislava, Slovakia, August 3, 1968” (2015)

Rosalind Franklin (1920-1958) no fue fotógrafa; sin embargo, su trabajo se redujo a una imagen que parece una fotografía, una mancha negra sobre blanco parecida a una lámina del Test de Rorschach. La llamada “Fotografía 51” permitió el descubrimiento de la estructura de doble hélice de la molécula de ADN por el que Watson y Crick ganaron el Premio Nobel de Medicina en 1962. Su autora murió joven, creyendo que sus colegas se habían apropiado injustamente de años de investigación.

Así como cada célula contiene información genética de todo el organismo, la anécdota de Franklin es ilustrativa de un panorama amplio sobre las desigualdades que las mujeres han enfrentado en múltiples campos —el científico es sólo uno de ellos. La fotografía ha demostrado ser hábil en el uso de esta economía de la deducción: a través de la imagen, las pequeñas historias (del inmigrante ilegal, del obrero esclavizado, del niño que es acosado en el colegio, de la familia desalojada de su casa o de su país) pueden dar cuenta de un relato mayor. De una experiencia individual se deduce una situación generalizada.

Desde hace más o menos un siglo, autores de distintas áreas de las humanidades han cuestionado la relación entre la estructura —de cualquier tipo— y las partes que la componen. Al respecto, Michael Jennings afirmó que “el significado de la historia no reside en la gran estructura (…). Debe encontrarse en ciertos eventos individuales, aparentemente insignificantes, de hecho marginales.” (1987 : 51). Reformulada ahora en términos más visuales, la idea de que el plano general de la historia puede hallarse en lo minúsculo, en el plano detalle de lo particular, es de vital importancia para el estudio del pasado de la fotografía.

Taryn Simon, “Agreement Establishing the International Islamic Trade Finance Corporation, Al-Bayan Palace, Kuwait City, Kuwait, May 30, 2006” (2015)

Con el proyecto “Paperwork and the Will of Capital” (2015), Taryn Simon exploró las potencialidades de lo aparentemente insignificante en otro campo en que las mujeres también merecen una mejor representación: la política. Ya con “American Index of the Hidden and Unfamiliar” (2007), la fotógrafa estadounidense había abordado algunos relatos mitológicos en materia de política y seguridad nacional a través del examen de objetos y lugares desconocidos o inaccesibles dentro de las fronteras de su país. En esta  oportunidad, se enfocó en la diplomacia internacional y en lo inquietante que le parece que un grupo de hombres pueda decidir el destino de millones con un apretón de manos.

 

La mirada al sesgo le permitió a Simon aproximarse a más de 70 años de acuerdos de paz, de colaboración económica y política migratoria, de creación de organismos internacionales, pero también de ruptura de relaciones y ocupación de territorios. Todo lo anterior se da mediante la recreación de arreglos florales, objetos insustanciales que el protocolo impone y que atestiguan estas reuniones privadas. Hechas con la colaboración de historiadores y expertos en botánica y ceremonias, las imágenes —expuestas en marcos que recuerdan el típico mobiliario de edificios administrativos— se presentan con información sobre el acuerdo en cuestión, los países signatarios y sus consecuencias en la actualidad.

Taryn Simon, “Cairo Communiqué on International Cooperation for the Protection and Repatriation of Cultural Heritage, Cairo, Egypt, April 8, 2010” (2015)

Algunas de las imágenes de la serie registran bouquets imposibles, arreglos de fantasía que agrupan distintas especies que no florecen naturalmente en una misma temporada y geografía, pero que el mercado global de bienes posibilita en la actualidad. Las fotografías y las instalaciones de flores secas que las acompañan refuerzan la impresión de que la diplomacia internacional no es más que una puesta en escena, un juego de apariencias vanas y perecederas.

Taryn Simon, instalación de Central North Island Forests Land Collective Settlement Act 2008 (Treelords),Beehive Banquet Hall, Wellington, New Zealand, June 25, 2008.” (2015)

Está claro que Taryn Simon no es una fotógrafa marginal —“Paperwork and the Will of Capital” se expuso nada menos que en la galería Gagosian, en Nueva York, y fue publicado en formato libro en 2016, siendo recibido con similar entusiasmo por la crítica y el mercado. Su abordaje investigativo, su sofisticado cuestionamiento de las narrativas dominantes a través de una mirada al sesgo, a los detalles en apariencia insignificantes que constituyen el ADN de la historia, son motivos suficientes para considerar este trabajo una lúcida referencia. El taller de “Historia(s) marginal(es) de la fotografía” explorará especialmente el trabajo de mujeres que, como Rosalind Franklin, expandieron inadvertidamente los límites de la disciplina.

Rosalind Franklin, “Fotografía 51” (1952)

Escrito por: Juan Peraza Guerrero – https://jpgenrgb.wordpress.com/

Referencias:
– Jennings, M. (1987). “Imágenes dialécticas: la crítica literaria de Walter Benjamin”. Nueva York: Cornell University Press.
– Simon, T. (2016). “Paperwork and the Will of Capital”. Nueva York: Gagosian y Hatje Cantz Verlag GmbH & Co KG.

JUAN PERAZA GUERRERO

es parte del equipo docente de Turma. Su taller, Historias Marginales de la Fotografía recomenzará el próximo verano.
Para más información escribinos a educación@somosturma.com

Cámaras Rodantes

Los Cámaras Rodantes son un grupo de ilusionistas que dan talleres gratuitos de fotografía estenopeica, cuentan con una variedad de cámaras oscuras hechas de material reciclado. Se destaca principalmente la casilla-cámara habitable. Aquí compartimos la crónica de uno de sus itinerarios de foto-prestidigitación.

 

Domingo, 24 de julio de 2016. 11hs.
Biblioteca del Barrio Sagrado Corazón. Lincoln. Provincia de Buenos Aires.

Vacaciones de Invierno. Vuelvo a decir … domingo once de la mañana. Un grupo de niños y niñas, sus hermanitos, algunos padres y tres jóvenes ilusionistas, los Cámaras Rodantes.
Las cámaras ruedan y las hay de todo tipo. Cajas de cartón, de lata, cuadradas, redondas, alargadas y finitas. Viajan y piden pista. Y también una casilla-cámara rodante. Nos gustan las rutas, las invitaciones, los destinos desconocidos, los caminos con corazón.

Un, dos, tres agujeritos (estenopos). Cajas y latas. Trípodes, sillas y cinta de papel. Líneas imaginarias. Dedos que cuentan segundos acompañados de elefantes. Un elefante, dos elefantes, tres elefantes, y así la luz se cuela dentro de la caja mágica. Los niños juegan a que son modelos. Posan, sonríen, se suben a los árboles, leen debajo de uno de ellos, se hamacan, comparten, ríen. Desinhibidos, nos convidan un poco de su tranquila plaza de barrio, de las historias familiares, de la escuela mientras compartimos el sol del domingo.

La biblioteca está bien calentita. Los químicos suben de temperatura, pero no importa. Los chicos leen indicaciones, miden, cuentan, aprenden a revelar una foto que viene de una caja de cartón. Todavía no nos creen nada de lo que les decimos. ¡Se apaga la luz! Uhhhh, Ohhhhh, risas nerviosas. Los más pequeños se agarran de su hermanito más grande.
Se abre una cámara y el papel en blanco no hace más que aumentar el misterio. La imagen late. Está ahí, pero necesita algo más. Y en ese instante, al sumergirse el papel fotosensible en el revelador, llega el momento más lindo de la fotografía, el flechazo, ese que te enamora para siempre. Francisco, de seis años, que todavía está muy dormido, sólo atina a decir “es como hacer magia”… Belleza y felicidad.
Juliana tiene catorce, es la más grande y rápidamente se hace cargo de las pinzas. Entre todos se lleva a cabo el proceso de revelado. Algunos agitan las cubetas, otros pasan las imágenes de una a otra batea. Todos observan cada foto que se zambulle en el revelador. Por supuesto, está el encargado de contar los segundos que las fotografías deben pasar por cada químico.
Cuando volvemos a prender las luces, los ojos se alivian y todos saltan a la cubeta donde se están lavando las imágenes, los gestos de sorpresa, los ojos grandes bien abiertos, los descubrimientos, las ganas de volver a hacer otra toma. Y entre tanto, la mirada se empieza a afinar.
Más tarde hicimos fotogramas, dibujamos con luz y así continuamos dejando huellas. Mientras las cámaras ruedan seguimos aprendiendo con cada participante en los espacios compartidos renovando el deseo de crear y crecer.

Cámaras Rodantes es un colectivo artístico, que desde el 2012 viene realizando talleres de fotografía en diferentes ámbitos socio educativos y culturales. La propuesta es presentar una técnica que nos permite ser parte de todo el proceso fotográfico, la Estenopeica. Participar de la forma más simple de captar imágenes y compartir la belleza inusual de este histórico proceso.
Finalmente, utilizando las mismas palabras de Julio Cortázar, hacemos esto porque creemos que “la fotografía es una actividad que debe enseñarse tempranamente a los niños pues exige disciplina, educación estética, buen ojo y dedos seguros.”

Escrito por: Bernardo Carbajal – www.martinbollati.com.ar