25 marzo, 2022 Julieta Christofilakis

El caballo de dos cabezas. Representación en diez actos.

Reseña del libro «El caballo de dos cabezas. Representación en diez actos» de Mariela Sancari para el club de lectores de la biblioteca de TURMA por Rosana Simonassi

Cierro el libro en la primera hojeada y creo entender por qué me piden que lo reseñe.

El tema que a mi me interesa en relación a la producción de mi obra, a la reflexión sobre el arte y mis investigaciones teóricas, dónde pongo el ojo, qué prefiero leer, etc., incluso las propuestas de mis grupos de estudio, giran en torno al problema de la representación y, particularmente, el problema de la representación en el arte, o, dicho de otro modo, cuáles son los bordes por los que saltar una vez que el sentido ya esta certificado.

 

El libro El caballo de dos cabezas. Representación en diez actos de Mariela Sancari tiene de fondo esta misma pregunta.

Este libro se construye dando cuenta que nace a partir de algo que ya no está (el proyecto anterior del que parte, la pieza teatral que emula pero no describe, el guión de una vivencia pasada, las duplicaciones de los personajes en dobles de sí mismos, los futuros creados en la huella del presente y otras).

 

Qué es lo que no está mas?  Ya no importa.

Son excusas para la vitalidad y la fisios de lo real.

Escalones de la actualización donde no hay original.

 

Estamos frente a la recreación de una representación de otra cosa. Círculo de afirmación del simulacro. Intensidad de la apariencia. Pero, ¿qué otra cosa hay?.

 

Estructurado como guión técnico, indica, se involucra, marca y determina las pautas de la representación, cuestionando de paso lo que la imagen en todas sus formas y destinos tiene como misión, la duplicación del mundo.

La vivencia, actualizada y solamente viva en el presente, motorizada en el libro por medio de imágenes que escenifican la frialdad y la acción (que alejan el latente dolor de amores, fetiches y distancias familiares), extienden una historia sugerida, que desaparece pronto como literalidad, para que tome protagonismo la pregunta por la aceleración, la actividad es la escenificación. 

 

La sola verdad con minúscula.

 

Una voz narrativa que rota entre la directora, la hermana melliza 1, la autora, la actriz 2, el actor 1 ó 2, la actriz 1, la hermana melliza 2, no nos deja identificarnos, montarnos sobre el relato de alguien, ni siquiera sobre una de las variables del formato recreado. La estética de todo el libro nos lleva al ascetismo.

Hablan las hermanas. Hablan las actrices. Dialogan entre ellas. Dialogan entre ellos. La directora de la obra de teatro da indicaciones. Los actores no la entienden. Ella pide que sigan. No hay nada que entender, dice. Las hermanas son jóvenes, son viejas, son varones, es ahora, es antes, es mañana. Ellos son amigxs, son amantes.

Hacia el final hay información que tiende a ordenar, pero por suerte no diluye el maremoto anterior: Mariela parece ser melliza.

 

Este libro es el supuesto guión para la recreación en teatro de una serie de fotos del pasado. Por otras publicaciones sabemos que su padre puede haber muerto.

 

También hay cuatro páginas de teoría: Sobre la certeza, sobre la escena y la representación en relación a la imagen, sobre la cicatriz y la herida. Una capa más de actualidad.

El libro es una linea abierta que se propone como Presentación, jugando a Recrear, Escenificar o Representar. Ya no está presente aquello, nunca estuvo. Aquello se crea en la actualidad de la acción ya sin referente. 

reseña: Rosana Simonassi – ❤ @rosana.simonassi – ✎ rosanasimonassi@gmail.com

Este libro es forma parte de nuestro catalogo, se puede visitar en nuestro  catálogo virtual  o buscador por palabras  y participar del club de suscriptores para compartir libros & investigaciones.

escribinos a biblioteca@somosturma.com

CON EL APOYO DE